Cómo evitar los desfallecimientos y situaciones angustiosas

21.11.2014 22:47

-Emergencias 911, dígame.
 
-Por favor, envíen una ambulancia, tenemos dos nadadores desmayados.
 
Así fue, tal cual, la situación que el pasado sábado 15 de noviembre se vivió en la piscina del CN Sant Andreu. Se celebraba el Trofeo Alejandro López; todo estaba preparado para que fuera una fiesta de la natación.
 
Los nadadores fueron llegando muy temprano por la mañana, a eso de las 07:00, para comenzar a calentar lo antes posible, pues se iniciaba la competición a las 09:30. Muchos nadadores de clubs de fuera de Barcelona se habrían levantado a las 05:00 para llegar a las siete de la mañana a las instalaciones.
 
Hasta aquí todo normal. Las pruebas se estaban desarrollando con total normalidad hasta que a eso de las 11:30 un nadador del Sant Andreu sufre, lo que desde mi ubicación, parecía un desmayo. Inmediatamente es sometido a los primeros auxilios. Y cuando no han pasado más de cinco minutos del desmayo, al otro costado de la piscina, justo en la cámara de preparación para la salida, porque la competición no había sido suspendida, otro desmayo: un nadador del Mediterrani. Esta vez no puedo apreciar al afectado directamente, sólo pude ver el resto de nadadores que se alejan de la zona,  muchos de ellos con expresión de pánico en sus rostros. Una vez que la zona se va desocupando, puedo ver que el nadador presentaba convulsiones. En menos de cinco minutos, dos nadadores en el piso.

Pasados unos ocho a 10 minutos llegaron los paramédicos del SAMUR y comenzaron a atender al nadador del Mediterrani, quien por las convulsiones aparentaba mayor gravedad que el del Sant Andreu, que al menos desde mi posición, se veía más estable pero llevaba más tiempo tendido. Una vez que se llevan al chico del Mediterrani a la ambulancia, el nadador del Sant Andreu comienza con convulsiones fuertes. Volvieron los paramédicos y lo sacaron en una silla a un sitio donde pudiera respirar mejor.
 
Las causas exactas del porqué sufrieron estos desmayos/lipotimias/desvanecimientos las desconozco. Mi intención con este artículo es informar a padres y nadadores sobre las posibles causas a fin de concienciar de la importancia de la nutrición/alimentación/hidratación a fin prevenir estas situaciones, porque están directamente relacionadas
 
Hipótesis 1. Hipoglucemia: Es una afección que ocurre cuando el nivel de azúcar en la sangre (glucosa) está demasiado bajo.
 
Cuando haces actividad física, según la intensidad del ejercicio, nuestro cuerpo utilizará diferentes combustibles. Ya sea grasa, glucógeno muscular, pero siempre usará una parte, pequeña o grande, de glucosa de la sangre. A mayor intensidad, mayor glucosa utilizamos, obviamente. Pero la glucosa no se utiliza sólo para el ejercicio físico. En nuestro cuerpo hay órganos que únicamente funcionan con glucosa como combustible. Entre ellos el más importante: el cerebro.

El cerebro no puede funcionar con grasa, y sin glucosa el cerebro se apaga temporalmente y perdemos el conocimiento.  Los síntomas más comunes de la hipoglucemia son: visión doble o borrosa, latidos cardíacos rápidos o fuertes, nerviosismo, dolor de cabeza, temblores, sudoración,  hormigueo o entumecimiento de la piel, cansancio o debilidad.
 
Algunas veces, el azúcar en la sangre puede estar demasiado bajo aunque usted no tenga síntomas. Si esto le pasa, usted podría desmayarse, tener una convulsión o una situación mucho más grave como es entrar en coma.
 
Si un nadador que va a realizar un entrenamiento fuerte o una competición sale de su casa sin desayunar, sus niveles de glucosa en sangre al momento de la competición serán muy bajos, exponiéndole a una posible bajada de glucosa en sangre.
 
Otra posibilidad puede ser que el nadador haya desayunado muy temprano para poder llegar a la piscina a las 07:00 y hasta las 11:30 de la mañana, luego de muchas horas calentando, un par de competiciones realizadas y muchos órganos en el cuerpo consumiendo glucosa para funcionar, los niveles de ésta bajaran a niveles mínimos.

Si sumamos que, durante la mañana no ha habido un correcto aporte alimenticio de este nutriente, es más probable que se nos presente esta situación de bajada de azúcar.
 
Por lo tanto, mi recomendación es siempre salir de casa con un buen aporte de carbohidratos para  asegurarnos que nuestro cerebro no se quedará sin glucosa y durante la mañana ir incorporando carbohidratos, preferentemente líquidos o fáciles de digerir mientras esperamos el momento de nuestra competición para así minimizar el riesgo. Las bebidas isotónicas son la mejor opción pues aportan carbohidratos, sodio y líquidos. Los padres no deberían aceptar cuando el nadador le dice debido a los nervios: Papá, no me entra nada en el estómago, vamos sin desayunar mejor. Error. Para esto hay soluciones nutricionales.
 
Hipótesis 2: Hiponatremia
 
El prefijo hipo significa menos de lo normal. Na es el símbolo químico del sodio y emia es lo que está relacionado con la sangre. Entonces hiponatremia sería una situación en que los niveles de sodio en sangre son menores a los normales. Esta patología asociada al deporte se da cuando una persona que ha perdido líquidos por el sudor comete el error de rehidratarse sólo con agua.
 
Por todos es sabido que el sodio es el que controla la presión sanguínea. Y si yo bebo agua sola, que no aporta sodio, la única consecuencia es la bajada de la concentración de sodio en la sangre, haciendo que la presión baje. Si la presión sanguínea baja, comenzaremos a sufrir mareos y situaciones más graves.
 
Síntomas: confusión, convulsiones, fatiga, dolor de cabeza, calambres o espasmos musculares, debilidad muscular, náuseas y vómitos. Si la situación se agrava podría conllevar a la muerte del deportista como ha sucedido en situaciones más extremas como en las maratones de Boston 2002 y de Barcelona 2013, donde la pérdida de líquidos se ve acentuada por la duración de las pruebas.
Entonces, como consejo para la hidratación de los deportistas, nunca hidratarse con agua sola. Siempre con una bebida isotónica que aporte sodio, carbohidratos y líquido. La otra opción es una bebida hipotónica que aporte sales minerales y el líquido. Si nos encontramos a una persona que muestra alguno de los síntomas, abstenerse de darle agua, pues podríamos agravar la situación. Mejor sería una bebida con carbohidrato y sodio.
 
Para que el agua entre dentro del intestino delgado y llegue a la sangre, necesita de la presión del sodio. Por eso el agua sola no es un buen método para hidratarse correctamente.  Además, la Federación Española de Medicina del Deporte dice en su documento Consenso sobre bebidas para el deportista. Composición y pautas de reposición de líquidos: “El ión sodio es, por tanto, el único electrolito que añadido a las bebidas consumidas durante el ejercicio proporciona beneficios fisiológicos.
 
Hipotesis 3. Golpe de Calor/Agotamiento por Calor.
 
La deshidratación incrementa el riesgo de agotamiento por calor y golpe de calor al no poder bajar la temperatura corporal. Os pongo en situación: La temperatura ambiente dentro del recinto era muy elevada y la humedad ambiente también, dos situaciones que dificultan la evaporación del sudor de la piel, con lo cual al cuerpo le es imposible bajar la temperatura corporal, generando una sobreproducción de sudor que no tiene el efecto deseado. Esta deshidratación acelerada favorece la aparición de los síntomas antes descritos. El golpe de calor también podría estar asociado con otros factores como la falta de aclimatación al calor, la predisposición genética, el consumo de medicamentos y determinadas enfermedades.
 
Los signos de advertencia varían, pero pueden incluir los siguientes: sudor copioso, palidez, calambres musculares, cansancio, debilidad, mareo, dolor de cabeza, náuseas o vómitos, desmayo; piel:  puede estar fría y húmeda; pulso: rápido y débil; respiración: rápida y superficial.
 
Cómo dije al inicio, la causa exactas de los dos desmayos no las conozco. Solamente quiero advertir con estas tres hipótesis que podrían propiciar estos desmayos y mi intención es que padres y nadadores toméis conciencia para evitar estas situaciones, que a pesar de no ser graves en un principio, nos hacen pasar un susto totalmente innecesario y que se puede prevenir si se tienen los conocimientos adecuados tanto de alimentación como de hidratación.
 
No sé si los clubs, por falta de presupuesto o por falta de interés, no le dan más importancia a la educación nutricional de sus nadadores, tanto para mejorar el rendimiento como para cuidar la salud de los deportistas. No creo que 100$ puedan hacer una gran diferencia en las arcas del club, pero sí puede hacer mucho en la educación de los nadadores y sus padres.
 
Actualmente estoy colaborando con dos clubs de Barcelona, en los cuales he impartido dos charlas de nutrición y la acogida por parte de los padres ha sido muy buena en el sentido de que por fin reciben información específica de cómo tienen que alimentarse sus hijos para cuidar la salud y ayudarles a rendir más.
 
Quizás las federaciones autonómicas, que seguro sí cuentan con un presupuesto mayor, deberían implementar programas destinados a hacer llegar esta información nutricional a los respectivos clubs o asegurarse de que las escuelas de técnicos incluyan una sección de nutrición deportiva porque es más importante de lo que muchos creen. Sólo dejo dos citas del libro de la Federación Española de Medicina del Deporte: “No tomar suficiente cantidad de calorías y el tipo adecuado de macronutrientes puede dificultar o impedir la adaptación al entrenamiento del deportista” y “Mantener un consumo energético insuficiente durante los entrenamientos puede producir pérdida de masa muscular, de fuerza y un aumento de la susceptibilidad para padecer ciertas enfermedades”.

Recomendaciones Nutricionales:
 
Realizar una comida fuerte de cuatro a seis horas antes a fin de llenar los músculos de glucógeno. Si compites por la mañana, la cena es la más importante, y si pones un extra de sodio mejor.  Si compites o entrenas por la tarde, una comida un poco más ligera y más fácil de digerir unas dos a tres horas antes. Cereales, bocadillos, frutas, zumos, etc, a fin de aportar glucosa a la sangre. Y de 30 a 45 minutos antes sólo carbohidratos líquidos, que hacen que el vaciado del estómago sea más rápido. Para poder competir o entrenar con el estómago vacío, pero con la sangre llena de glucosa.
 
No beber agua sola la hora antes ni durante la competición o entrenamiento. Al no tener sodio suficiente lo único que conseguimos es bajar la concentración de la sangre y así bajar la presión sanguínea, sin hidratarnos correctamente. Además al no tener carbohidratos, comenzaremos a liberar más cortisol, que es una hormona que, entre otras cosas negativas, destruye los músculos a fin de poder producir glucosa y así poder asegurar el continuo suministro de glucosa a los diferentes órganos, como el cerebro.
 
Durante los entrenamientos bebe cada 15 a 20 minutos máximos. No esperes a tener sed. Si el entrenamiento va a durar más de una hora y media lo ideal es que la bebida lleve una ración de proteína para minimizar el daño muscular y así minimizar el tiempo de recuperación.
 
Estoy seguro que con estos mínimos consejos podrás evitar situaciones de riesgo cuidando tu salud y ayudar a maximizar tu rendimiento.
 
Para asesoramiento personalizado contacta conmigo en: Torterolo@NutricionyDeportes.com
Un saludo
Dany Torterolo, nutricionista

 

Volver

© 2014 Todos los derechos Amigos de la Natación.

Haz tu página web gratisWebnode