Entrena para desafiar al agua

06.07.2014 16:31

Podemos entrenar nuestra capacidad de resistencia en el agua utilizando algunos trucos que te contamos en este artículo.

Siempre se ha considerado la resistencia del medio acuático como un enemigo. Había que evitarla lo máximo posible como mejor estrategia. Hoy vamos a aplicar principios típicamente orientales, si no puedes con tu enemigo entonces alíate con él. Esta vez no la queremos disminuir, hoy la queremos provocar para hacernos ¡MÁS FUERTES! Veamos cómo.
 
CONOCE A TU ENEMIGO
 
Desde la biomecánica nos plantean 3 tipos diferentes de resistencia al avance:
 
1. Resistencia Frontal: es producida por el agua que se encuentra frente al nadador.
2. Resistencia por rozamiento: la produce el agua que entra en contacto con el cuerpo.
3. Resistencia de succión o de cola: es producida por el agua que no es capaz de “llenar” y ocupar el espacio que existe por detrás del cuerpo del nadador.
 
Éstas, fundamentalmente la Frontal, son la razón por lo que siempre se insiste en adoptar una posición hidrodinámica que reduzca la resistencia y propicie una propulsión más eficiente.
 
Una de las formas más útiles de aumentar la carga de entrenamiento es incidiendo en el aumento de la resistencia al avance. Veamos  algunos de los métodos más utilizados actualmente:
 
¡CUIDADO!
 
Estos elementos debemos usarlos con mucho “tacto” y con un feedback directo de nuestro entrenador. ¡La técnica puede verse muy perjudicada! No se trata de deteriorar la técnica por “arrastrar” estos elementos, sino de introducir un material que nos ayude a aumentar la fuerza específica de la musculatura implicada en los ángulos correctos. EL PRIMER PASO siempre es tener una técnica correcta y COMO SEGUNDO PASO trabajar sobre aspectos que nos ayuden a mejorar aún más.
 
Bañadores de arrastre, (drag suit)
Son bañadores con agujeros y/o con bolsillos. Según sea el tamaño de los mismos, el agua “entrará” más o menos y la resistencia al avance será mayor o menor. Hay varios modelos en el mercado, pero de primeras, si quieres probar nuevas sensaciones, háztelo tu: Prueba a usar un bañador viejo tipo bermuda corta y hazle agujeros. Si tiene bolsillos…¡ideal!
 
Paracaídas
Consiste en una correa más o menos larga unida a un tejido normalmente de nylon a modo de paracaídas como su nombre indica. Los hay de varios tamaños. Cuanto más grandes, más resistencia al avance crean. Se atan a la cintura del nadador y según avanza se despliega. No molesta en el batido. Esta vez si quieres probar uno “casero” necesitas tener buenas manos. Usa cinturón, gomas y bolsa de plástico resistente.
 
MATERIAL DE ARRASTRE
 
¿Quién debe usar este tipo de material?
 
Nadadores y triatletas de cierto nivel.
 
¿En qué momento podemos usar este tipo de material?
 
Cuando nuestra técnica esté depurada. Nunca cansados.
 
¿En qué momento de la temporada?
 
Usaremos este material tras unos meses de entrenamiento. Preferiblemente en los meses de marzo y abril, cuando el trabajo en el gimnasio ya ha dado sus primeros frutos.
 
¿De qué manera?
 
Comenzaremos haciendo pocos metros en nado suave. Poco a poco iremos aumentando los metros con bañadores lastrados y paracaídas. Superada la etapa de introducción, los incorporaremos en entrenamientos más específicos y de mayor intensidad.
 
¿Qué se siente?
 
Si están bien colocados, ni el bañador ni el Paracaídas nos tienen que molestar. Sentiremos simplemente que nos cuesta avanzar más y que tenemos que hacer más “fuerza” para nadar más lento de lo normal, entre 1-2 segundos por 100. Lo mejor es lo que se siente al “quitarlo”. ¡De pronto sentiremos un punto más de velocidad!
 
Bañadores de arrastre, (drag suit)
Son bañadores con agujeros y/o con bolsillos. Según sea el tamaño de
los mismos, el agua “entrará” más o menos y la resistencia al avance será
mayor o menor. Hay varios modelos en el mercado, pero de primeras, si
quieres probar nuevas sensaciones, háztelo tu: Prueba a usar un bañador
viejo tipo bermuda corta y hazle agujeros. Si tiene bolsillos…¡ideal!
 
Paracaídas
Consiste en una correa más o menos larga unida a un tejido
normalmente de nylon a modo de paracaídas como su nombre indica. Los
hay de varios tamaños. Cuanto más grandes, más resistencia al avance
crean. Se atan a la cintura del nadador y según avanza se despliega. No
molesta en el batido. Esta vez si quieres probar uno “casero” necesitas
tener buenas manos. Usa cinturón, gomas y bolsa de plástico resistente.

Volver

© 2014 Todos los derechos Amigos de la Natación.

Crea una página web gratisWebnode