quieres sacarle provecho a tus ejercicios quizá no deberías olvidar ir también al dentista

20.06.2014 08:44

¿Sabíais que para rendir en el deporte es necesario tener una boca sana?, un problema bucodental puede ser la causa de otros que afectan a nuestros músculos y articulaciones. Si quieres sacarle provecho a tus ejercicios quizá no deberías olvidar ir también al dentista.

Falta de equilibrio, dolores de cabeza, de cuello, calambres, lesiones musculares… la lista de problemas que pueden surgir por tener una boca insana es interminable. Tenerla en mal estado puede repercutir en otras partes del cuerpo y disminuir nuestro rendimiento al hacer deporte:

"Los problemas relacionados con la cavidad oral son muy numerosos, y en muchas ocasiones, son el origen de problemas de salud general. Enfermedades periodontales, caries, problemas mandibulares, etc, pueden causar un menor rendimiento físico en el deportista además de una mayor dificultad para recuperarse de una lesión. Los problemas bucodentales podemos dividirlos en dos, aquellos que son consecuencia de un mal cuidado de la boca, y aquellos provocados por el desarrollo de algún ejercicio físico. Así por ejemplo, el rendimiento deportivo puede verse afectado por infecciones bucales como por ejemplo la periodontitis, una patología que genera infecciones e inflamaciones pudiendo diseminarse a través del torrente sanguíneo afectando a otros órganos y músculos.

Y es que las bacterias de la boca producen unos mediadores inflamatorios que se distribuyen a todo el organismo, teniendo como vehículo la sangre que traslada la infección a cualquier parte del organismo. La sangre va depositando todas estas bacterias en los músculos y en las articulaciones, produciendo fatiga muscular y cansancio, siendo muy fácil que se den desgarros, dolores articulares o lesiones tendinosas. Dado que el origen de la infección se origina en un sitio tan distante, la persona no suele relacionarlo y pueden pasar meses, incluso años, arrastrando el dolor sin conseguir eliminarlo."

Gustavo Camañas, Director Médico de Vitaldent, explica que muchas lesiones deportivas en ocasiones son dolores reflejos, el origen puede estar en una boca mal cuidada. A veces sentarnos en un sillón y ponernos en manos de un dentista puede mejorar nuestra marca:

"Otro de los problemas más habituales es el retraso en la recuperación muscular. Y es que si el organismo está “ocupado” tratando de controlar la infección bucal es seguro que otro tipo de lesiones ralenticen su curación. Por eso es fundamental acudir frecuentemente al dentista y no esperar a que un problema genere dolor, ya que ciertas infecciones pueden existir sin causar dolor. La caries también es más frecuente dentro de este colectivo deportivo, debido al alto consumo de hidratos de carbono y de bebidas azucaradas para rehidratarse. Además de las dolencias musculares y articulares causadas por lesiones periodontales y cariosas, esta misma patología puede producirse también por maloclusión dental."

Una caries a la que no damos importancia puede estar detrás de dolores en rodillas, en brazos, cervicales… Hay que extremar la higiene y ponerse en manos de un profesional a tiempo, a veces el epicentro del dolor se encuentra en un problema de mandíbula, una mordida incorrecta o por apretar demasiado los dientes al dormir, son todos  problemas que derivan en una falta de energía necesaria para ejercicios de alto rendimiento:

"Se calcula que un 30% de los dolores musculares de cuello y espalda se deben a que se mastica de manera incorrecta, relacionando muy estrechamente la mordida cruzada. Además, la maloclusión dental está relacionada con defectos en el equilibrio. Las afecciones cráneo mandibulares también son frecuentes en quienes se ejercitan de forma profesional y donde la ATM (articulación temporomandibular) sufre y suma microtramatismos del bruxismo o apretamiento dental, producido por el estrés al que están sometidas estas personas, sobre todo quienes se desempeñan en alto rendimiento. En esta misma línea, el bruxismo no sólo afectará a las piezas dentales (desgastes) sino que también provocará dolores a nivel de la musculatura de la cabeza, cuello y espalda. Para solucionar estos problemas de maloclusión y bruxismo debemos conseguir una mordida estable. Para ello es necesario realizar tratamientos con ortodoncia en los casos de maloclusiones y utilizar férulas nocturnas o protectores dentales durante la práctica deportiva en caso de personas apretadoras."

El Doctor Camañas recuerda como el Milan rompió un acuerdo con el futbolista Aly Ciossokho de 15 millones de euros al descubrirse en una revisión previa un problema de maloclusión dental que podría acarrearle problemas físicos más graves que afectarían directamente a su rendimiento, o el caso del jugador del Santos de baloncesto, Laurence Young, que falleció por una enfermedad bacteriana originada en una infección bucal. Sin embargo los problemas no son siempre internos, a veces la misma práctica del deporte puede ocasionar lesiones y hay que protegerse:

"Otro de los aspectos que no debemos perder de vista es el que se refiere a las lesiones provocadas por contacto durante la práctica del deporte. Aunque en los deportes de contacto es muy habitual el uso de protectores bucales, suele ser en otros deportes como el fútbol o baloncesto donde los deportistas más sufran golpes o estrés que pueden provocar la pérdida de la pieza dental. Por eso es tan recomendable el uso de férulas especiales para la práctica de deporte. Un protector bucal, es una férula que va a proteger de golpes y traumatismos las piezas dentales y va a ayudar a no sobrecargar la articulación temporomandibular en el momento de la competición, del partido o de la carrera."

Y entre todos los deportes, otro menos agresivo cuya práctica también influye en la salud dental, la natación:

"Además, y para aquellos deportistas que se desempeñan en las piscinas, es decir, los nadadores de alto rendimiento, pueden sufrir erosión del esmalte dental e incluso coloración dental a causa del contacto constante con el PH del agua de la piscina. Esto suele suceder si el PH del agua de la piscina es excesivamente bajo."

La erosión provoca sensibilidad extrema y decoloración en los dientes, para reducir los efectos indeseados se recomienda cerrar en la medida de lo posible la boca durante las inmersiones o usar un protector dental. La salud de nuestra boca y la del resto de nuestro organismo está en juego…y si haces deporte ten en cuenta que puedes mejorar tu rendimiento a través de la odontología. Es hora de que vayas pidiendo hora con tu dentista.

 

Volver

© 2014 Todos los derechos Amigos de la Natación.

Crea una página web gratisWebnode